Esperanza Guisán fala a FILOSOFÍA HOY.

Filosofando con… Esperanza Guisán.

Catedrática emérita de Ética de la Universidad de Santiago de Compostela, es fundadora y presidenta de honor de la SIEU, Sociedad Iberoamericana de Estudios Utilitaristas.

Esperanza Guisán

LA SOCIEDAD
¿Cuál es su estado de ánimo frente a la sociedad actual?
Mi estado de ánimo y el de todos depende del mundo de nuestros pensamientos y sentimientos. Y estos, a su vez, de lo que aprendido en nuestra vida, desde la infancia. Fui rescatada de una vida sujeta a dogmas católicos y ensanché mi mente gracias a mis maestros en filosofía: Platón, Hume, Espinosa, Kant y especialmente Mill, que me abrió todo un mundo de expectativas respecto al género humano. Vivimos en la sociedad del espectáculo, la artificiosidad, una sociedad que parece haberse alejado de los sueños humanistas que han contribuido al progreso moral de los pueblos civilizados. Eso, en lo negativo. En lo positivo, las fronteras se están borrando en muchos sentidos y hay esperanzas de una sociedad y una cultura global, con matices que respeten un mundo diverso de seres que coinciden en lo prioritario.

¿Cuáles son, aquí y ahora, las nuevas ¨plagas de Egipto¨?
Los males actuales son parte del patrimonio negativo de la humanidad. La búsqueda desenfrenada del prestigio, la fama y el dinero ya fueron fustigados por Platón. Necesitamos nuevamente a Sócrates para que nos ayude a escuchar la voz de nuestro daimon (conciencia o espíritu) y aprendamos a cambiar el ansia del triunfo en la batalla de la vida por el triunfo en la vida propia, tan bellamente expresado por Kant en su exaltación del selbzufreidenheit (autocontento) frente a los placeres burdos del triunfo con trampas y mentiras, el torpe modo con que buscamos ciegamente un bienestar aparente.

SU PENSAMIENTO
En su obra ¨Más allá de la Democracia¨ propugna una democracia en la que cada uno vote pensando en el bien común. ¿No suena utópico?

En ella distingo con claridad la democracia prudencial de la democracia moral. La prudencial es en realidad una caricatura de la democracia. Se deja que cada uno exprese su opinión reclamando atención a sus intereses propios y sus placeres inmediatos, cuando la democracia se concibió pensando en la mayor felicidad del mayor número. Es conservadora y egoísta. La democracia moral es el igual cuidado de lo propio y los de los demás; busca ampliar el círculo de la empatía, la simpatía, la compasión de modo que no solo nos respetemos todos por igual, sino que nos cuidemos unos a otros. La propuesta tal vez sea utópica, pero es la única respuesta razonable.

¿Por qué su obra es tan utilitarista, si el utilitarismo ha sido desautorizado y despreciado por autores clásicos y contemporáneos?
Considero a Mill el filósofo de la moral más sensato, sensible e innovador. Ofrece en sus obras una visión envidiable del ser humano y sus posibilidades de reformar la sociedad con la educación y la ilustración para que gocemos más individualmente y contribuyamos a que los demás también gocen. Para Mill, las desigualdades no solo son malas para las clases más deprimidas, sino para los patrones y los poderosos, porque solo en una situación de igualdad real es posible fomentar la amistad. Su utilitarismo opera prodigiosamente hermanando el legado liberal y el del socialismo entonces utópico.

¿Qué frase suya representa mejor su pensamiento?
Cuanto más luches por la felicidad global, más honda y duradera será tu felicidad propia.”

Anúncios